lunes, 1 de enero de 2007

El camino continúa


Hace dos días la banda terrorista ETA daba fin al alto al fuego permanente que ella misma declaró hace seis meses. Y lo hizo de la peor manera posible, con un brutal atentado en la terminal 4 del aeropuerto de Barajas. Un ataque a nuestra estructura económica, a nuestro modo de vida, a nuestra democracia. Un ataque que, a falta de confirmación, parece que también ha dado fin a la vida de dos personas.

La esperanza, las ansias de paz, y el deseo de una vida tranquila formaban parte del ánimo de muchos/as españoles/as que veíamos en este proceso una vía para llegar al final del terrorismo en nuestro país. La noticia ha sido para todas esas personas un golpe duro en el corazón. Las gigantescas dimensiones del atentado están lejos de parecerse a las de las últimas actuaciones que ETA había tenido en los meses anteriores al alto al fuego, cuando sus artefactos explosivos eran de baja intensidad. No impresiona sólo el hecho de que el terrorismo etarra vuelva, sino la fuerza con que lo ha hecho.

Además se trata de un regreso inesperado. Un día antes el Presidente Zapatero hacía unas arriesgadas declaraciones que mostraban su convencimiento en la mejora de la situación a lo largo de este año que hoy ha comenzado. El Gobierno ve cómo de un día para otro su línea de esforzado trabajo se ha quebrado.

ETA robó la furgoneta, ETA la llenó de explosivos, ETA colocó su miserable obra en el aparcamiento del aeropuerto, ETA es la autora del atentado. En estos dos días he escuchado y leído cómo varias personas se lanzan acusaciones, reproches y responsabilidades unas a otras. Tanto a la COPE, El Mundo y el PP como al PSOE y al Gobierno de la Nación. Quienes hicieron todo esto fueron terroristas, y tan poco les importa si Federico Jiménez Losantos se pasa todas las mañanas cargando contra el proceso de paz como si el PSE se reúne con Batasuna. Las bombas no saben de política, sólo destruyen.

Las concentraciones que el día de ayer se dieron contra el Gobierno son una muestra de cómo la ponzoña del terrorismo se contagia. El odio y la rabia que siembra ETA se propaga con rapidez a todo el mundo, y en ocasiones son difíciles de controlar. Puedo entender que ese sentimiento de frustración, común a todas las personas que estamos en el extremo opuesto al terrorismo y que a nadie en exclusiva pertenece, saque de sus casas a mucha gente que necesita expulsar de dentro ese mal. Pero no se puede culpar al Gobierno. No se puede cargar contra quienes durante estos meses han trabajado para alcanzar la paz, y para garantizar nuestra seguridad. El Gobierno de España no tiene que regresar a la ley porque nunca la abandonó, nunca los cuerpos de seguridad del Estado dejaron de perseguir y atrapar a los terroristas, nunca la Justicia decidió parar procesos contra etarras. Nunca, jamás, nuestro Gobierno bajó la guardia ni aflojó el nudo de la soga que cuelga en el cuello de ETA. Con proceso de paz o sin él ETA era capaz de hacer lo que hizo.

El final de los tres años sin atentados cambia la situación que hasta ahora se daba para apostar por el proceso de paz. Se han roto todas las premisas necesarias para que éste pueda seguir existiendo. Y, además, las declaraciones de Otegi poco aliento dan.

Sin embargo, a pesar de todo ello, sigue siendo necesario el diálogo. Aún con situaciones tan descarnadas como la del día 30 el final del terrorismo tendrá que pasar irremediablemente por el diálogo. No porque éste sea la panacea para todos los problemas, no porque se configure como pilar de un Estado democrático, sino porque es la única herramienta que puede terminar para siempre con el terrorismo etarra. Ante esta Hidra cualquier cabeza cortada será reemplazada por otras dos, quizá no con los mismos colmillos pero igualmente peligrosas. Mientras las viles ideas que motivan a los terroristas sigan existiendo y trasladándose de unos a otros en el País Vasco será imposible poner fin a esta lacra. Mientras exista una causa a defender, por muy ridícula que sea, alguien recogerá el estandarte y continuará con su demente lucha. Por eso el final del terrorismo, su punto y final, el que debe venir acompañado del debilitamiento que policial y judicialmente se cause a ETA, ha de pasar por el diálogo capaz de poner fin a todo.

La ineficacia de los atentados es nuestra mejor baza. Es cierto que tras tantos meses viviendo con tranquilidad y esperanza el ataque terrorista resulta demoledor, pero precisamente porque muchas personas veíamos esa luz al final del túnel, porque muchas creíamos estar tocándola con las manos, nuestro convencimiento de que puede lograrse se ve reafirmado. La fortaleza del Estado nunca se ha visto suficientemente tocada en estos años de terrorismo, y no lo será precisamente cuando hemos visto cómo es la sociedad que nos aguarda sin atentados de ETA.

Y la sociedad vasca es la que sigue teniendo en sus manos el papel más importante. Su reacción ante el asesinato de dos personas tras estos años sin sangre ha de ser ejemplar, de una total condena a ETA y a quienes la defienden o no levantan la voz contra sus ataques. Los etarras deben sentirse sin apoyo y excluidos.

Si los terroristas saben que sus ataques no debilitan nuestra Democracia, ni detienen la firmeza de la Justicia, ni arrancan apoyos en el País Vasco, ni dividen a la ciudadanía, sabrán que son del todo inútiles. Y puede que aún así sigan atentando pero ya no estarán haciendo nada por llegar a cumplir aquello por lo que matan, ya no podrán escudarse en exigencias de ninguna clase, y quienes les apoyan deberán darse cuenta de que si por esa vía no se consigue nada habrá que sumarse a la de la política y las reglas democráticas en la que cualquier reivindicación en paz puede plantearse.

2006 se ha ido, y muchas cosas han ocurrido. Comienza un nuevo año y el vigor de nuestra voluntad e ideas tiene que renovarse; la unidad de la sociedad frente al terrorismo ha de ser inquebrantable; y el camino hacia la paz tendrá que retomarse pasado el tiempo, cuando los asesinos sean capturados y el terrorismo agonice y deje caer las armas.


Por último, feliz 2007 a todas las personas que utilicen parte de su tiempo para acercarse a este blog.

12 comentarios:

ZOE dijo...

Me resulta incompresible que aún no hallamos conseguido quitarnos de encima el terrorismo despues de tantos años. Hace unos días (buscando blogs de opinión o críticas como uno de los mios) me encuentro tu blog por distintos caminos, convencida de que las casualidades no existen me he puesto a leerte y...he tenido una sensación parecida a cuando leo el cuaderno de Pepe Blanco, de hecho he decidido dejarte un fragmento de un comentario que le dejé a el:

"Tengo la sensación de que la gente que estais metida en política o vuestros asesores y demás, veis las cosas desde tan cerca que quizás por eso hay veces que los razonamientos o posicionamientos de los jóvenes se os escapan, las juventudes afines a vuestras filas (pp o psoe da igual) creo que tambien están demasiado cerca para percatarse.
Nos ha llegado a nuestro blog de criticas (a raiz de otras cosas que nosotros hemos escrito) un artículo a mi juicio muy interesante de porque muchos jovenes se definen apolíticos, ese es mi regalo para el 2007, es un regalo que me han hecho a mi personalmente porque me encanta que la gente se tome la molestia de participar en mi blog, pero tambien es un regalo para la clase política que te paso como consumidora de tus post"

Un saludo afectuoso y feliz 2007

Anónimo dijo...

Sólo quiero hacerte notar dos cosas:

a)Que la política sí que puede promover los atentados o facilitar la vida a aquellos que los utilizan para lograr sus fines. Ceder siempre al chantaje etarra para que no hayan atentados no es el camino hacia la paz sino hacia la rendición.

b)Zapatero estaría dentro de la ley si no estuviera negociando con ETA. Gracias a él y a los que le obedecen ETA está reorganizada y lista de nuevo para matar.

Pablo Iglesias dijo...

Diego, estoy de acuerdo contigo en la mayor parte de lo escrito; yo también pienso que el proceso debe seguir adelante.
Con este atentado, lo único que ha conseguido la banda es deslegitimarse ante los pocos seguidores que le quedasen. En estos momentos, se puede decir que la banda cuenta con ningún apoyo social, por lo que queda claro que su lucha es (si no lo era ya antes) un sinsentido. No alcanzarán nunca sus objetivos, por lo que el regreso a las armas le imposibilita de seguir usándolas. El único camino alternativo que les queda es luchar contra la razón y la realidad.

Salud.

Diego Asenjo dijo...

Zoe: Lo primero he de decir que me ha gustado mucho tu blog. Pienso pasarme a menudo por todo tu "universo".

¿Con lo de que leyendo mi blog te recuerda al de Pepe Blanco quieres decir que se me escapan razonamientos de los jóvenes como a él?

Porque respecto a eso debo decir que yo al menos no me siento así. Creo que no es cuestión de estar cerca de la política o de un partido. Quien quiera conocer la opinión de la gente joven, quien demuestre verdadero interés, lo conseguirá sin problema. Además hoy en día es algo mucho más fácil que hace años gracias, entre otras cosas, a la importancia de internet.

Hay cientos de foros, blogs y spaces creados por gente joven en los que dicen qué piensan acerca de multitud de cuestiones. Yo por mi parte pongo mucho interés en escuchar a la gente que me rodea y que no está vinculada la política, y en entrar en diversos foros. Con motivo del atentado por ejemplo he escuchado o leído de la gente joven opiniones de toda clase: que el proceso de paz fue un error, que fue un acierto, e incluso que deberían volver los GAL.

Yo puedo saber qué piensan, pero no por ello pensar igual que ellos o escribir diciendo lo que quieren.

En lo que estoy de acuerdo es en que debe acercase la política a los jóvenes para que sean ellos (nosotros) quienes puedan impregnarla de todo aquello que llevan dentro. Y que se trata de una tarea muy complicada.

Anónimo: Las políticas del Partido Socialista Obrero Español NO promueve atentados y NO facilita la vida de los terroristas. Eso es falso. Como falso es decir que se ha cedido al chantaje. ¿Cuál ha sido la cesión? ¿Cuál? ¿Qué clase de pruebas puedes tener tú para decir tanto eso como que el Gobierno está fuera de la ley? Si tienes pruebas de esa barbaridad vete al primer juzgado, a ver qué te dicen.

Repito, la justicia y los cuerpos de seguridad no han cesado en su empeño por luchar contra el terrorismo. Y decir que el Gobierno está fuera de la ley al cumplir el mandato del poder legislativo es una sinrazón.

Pablo: Estoy de acuerdo contigo. Aunque lo del apoyo social... mientras Batasuna siga sin condenar los atentados y, a pesar de ello, haya gente que se sume a las manifestaciones que Otegi convoca el apoyo seguirá existiendo. Tiene que haber un rechazo tanto a los atentados como a quienes no los condenan.

Gracias a los tres por pasar por el blog y escribir.

Roberto dijo...

Feliz dosmilsiete... "siete", no, más bien "siETA nos deja". Porque como tú, muchos éramos los que, aún con el escepticismo que da el intentar razonar con quienes tantas veces se han mostrado irracionales, creíamos en que esto podía tener una salida pacífica y que ésta podía estar cerca. Tal y como pasó en el ULSTER, ¿por qué no aquí?. Pero no, el mantenerse en un marco de diálogo y dentro de las reglas de juego de la sociedad democrática parece ser que les causa alergía a estos personajes, y creíamos algunos que Zapatero había encontrado el antiestamínico adecuado para permitir una negociación hacia la paz sin que el hablar sin poner muertos sobre la mesa les produjera urticaria a estos "gudaris" trasnochados, pero por lo visto el efecto del antiestamínico ha durado mucho menos de lo que era necesario. Y vuelve otra vez el terror y el dolor a esta sociedad que lleva mucho tiempo cansada de tanto muerto sin sentido, y de que sigan haciendo daño pese a que desobra saben que nada van a conseguir por esa vía, que está fuera del marco democrático. Y si ETA ha elegido por enésima vez el peor de los caminos, Batasuna le sigue porque no se ha soltado la correa, y así se deduce de la verborrea de Otegi, cínico e hipócrita a más no poder... como si el Gobierno empujara a ETA a atentar siendo ellos pobres hermanitas de la caridad.

Puede que el proceso haya de seguir adelante, pero desde luego el día que se reanude no ha de haber ni un asomo de violencia por parte de ETA y su entorno, porque la violencia es radicalmente incompatible con una negociación. Con este atentado, lo único que han conseguido desde ETA es endurecer las condiciones para una eventual futura negociación, si es que se vuelve a dar un marco para la misma, y ha demostrado su irracionalidad con esta actuación que nada le reporta más qeu resultados negativos. Y ha demostrado también no tener ni idea de la "Teoría de Juegos", muy ilustrativa a la hora de ponerse a negociar.

Un saludo, y feliz año pese a todo.

Fernando dijo...

Te dejo el post que hice en mi blog. Sinceramente creo que le estamos dando demasiada importancia al terrorismo. No deja de ser como una "enfermedad crónica". Necesita tratamiento continuado, pero si se hace, se puede vivir con ella.

******************
Hace tiempo que dejé de pensar en el fin de ETA.

Mentalmente me resulta mas higiénico aceptar que es algo que siempre va a estar allí, en mayor o menor medida. Los motivos de su existencia son tan complejos, y a la vez, tan interesados, que eliminarlos todos será cuestión de generaciones y generaciones. Siglos, quizá. Realmente no está en nuestras manos solucionar nada. Sólo nos queda intentar acotolarlos, como se hace con otros males de la sociedad, como el cáncer, la violencia de género o los accidentes de tráfico. La solución, si se produce, será una suma de tantas partes minúsculas que a la larga, parecerá que ha llegado sola.

Hoy no me llevo las manos a la cabeza. Siguen ahí, ¿y qué?. Habrá que seguir aguantando y persiguiéndoles.

Pues nada.

Manos a la obra.

Anónimo dijo...

La mayor prueba de que los terroristas no significan nada, sería que borrases tu entrada en el blog, no se la merecen, no se merece esa atención, hacer como que no ha pasado nada, es lo mejor podriamos hacer.

Buscan carnaza y se la estás dando, en mi blog no hay una sola alusión al atentado.

Si todos hicieramos igual, el terrorismo dejaría de tener sentido.

Estais cayendo en su juego.

Stewie Griffin dijo...

¿Sera esta otra "hazaña historica" de la dinastia penosa (salvo raras excepciones)?

Es increible quien se enfrento a la dictadura franquista ahora apoya la opcion liberal y se enfrenta a este gobierno liberticida que nos conduce cada dia mas por la senda de la servidumbre "a pasos de gigante" y pretende destruir todo lo que juro defender; y a una monarquia penosa que no cumple y que ha traicionado su deber.

Para mi que el jefe del estado sea electo o no esta muy despues en mi lista de prioridades que el que se asegure 1º la libertad individual 2º la unidad de españa (a no ser que lo decida el soberano democraticamente, que no el rey)

Delenda est Monarchia?
Por Carlos Semprún Maura
Todo el mundo sabe que, en el Reino Unido, los discursos del rey los escribe el primer ministro de turno. Hombre, hay cosas, como el famoso annus horribilis de Isabel II, que las escribe el monarca, o alguno de sus negros. En todo caso, puede constatarse que la monarquía británica es indiscutible, pese a los líos de faldas de muchos príncipes –y de bragueta de ciertas princesas–, pese a la evolución de aquella sociedad y pese a muchas otras cosas. Allí, la Corona se lo ha ganado.
Recuerdo, por ejemplo, cuando en Australia, país adulto y soberano desde hace decenios, algunos republicanos lograron organizar un referéndum para decidir si debían romper o no los lazos con la Corona británica; una mayoría de australianos votó a favor de mantener dichos lazos, simbólicos, culturales históricos, con el Reino Unido.

Ese prestigio, ese cariño popular, ese extraño carisma de que goza la Corona británica se lo ha ganado ésta a pulso. Cuando la madre de la actual reina, en plena guerra, y con los tremendos bombardeos nazis sobre Londres, se negó a marcharse, a refugiarse lejos; cuando su hija, después de los recientes ataques terroristas, recordó la resistencia británica a los ataques nazis y afirmó que no había muerto ese espíritu de resistencia y patriotismo, los vínculos de todo tipo, sentimentales, folclóricos, políticos, etc., entre los británicos y sus monarcas se reforzaron.

En España no ocurre lo mismo, auque algunos lo crean y a muchos les interese creerlo. Franco designó a Don Juan Carlos como su sucesor porque consideraba –y así lo dijo– que lo único que podía suceder a su tan ilustrada dictadura era la monarquía. Franco no se decantó por el heredero legítimo según los cánones monárquicos: Don Juan, sino por su hijo; y se decantó por éste porque le dio la real gana, y porque Don Juan no era lo suficientemente franquista, según su criterio.

No voy a descubrir mediterráneos diciendo que la cosa funcionó bastante bien. Nadie está siempre totalmente satisfecho, pero funcionó, y Juan Carlos, cuando el tejerazo, se portó como "gitano legítimo", que hubiera dicho Lorca. A estas alturas me parece secundario saber si es cierto que antes de hablar por televisión se había asegurado de que podía hacerlo, de que la mayoría del Ejército le apoyaba para rechazar el golpe militar; el caso es que lo hizo, y bien hecho. Pero desde entonces sólo ha hecho chorradas, paripés diplomáticos con todos los dictadores del mundo, o casi, y demostrado una frivolidad que raya en el aquelarre. Además, parece ser de esos que se creen que ponerse tejanos es moderno.

Todo el mundo sabe, aunque pocos lo digan, que, como buen monarca, vive más en el pasado que en el presente; y que el destino de su abuelo Alfonso XIII, que huyó de España espantado ante los resultados de unas elecciones municipales que la Monarquía no había perdido y que se encontró, por lo visto, en apuros económicos en el exilio, es algo que angustió a nuestro rey. Y para evitar ese destino se montó una fortuna que no tenía pero que ahora, gracias a cortesanos pudientes, ya tiene, aunque me dicen que huele demasiado a petróleo sucio, o sea árabe.

Eso de las fortunas escapa a mi entendimiento, y aún más a mi experiencia; por lo tanto, mis criticas son de otra índole. Por ejemplo: salvó a Felipe González de la cárcel, y hasta del menor proceso, echando toda su real carne en el asador para que no fueran tenidos en cuenta los asesinatos de los GAL, los desfalcos y robos de Filesa, y el bien conocido sinfín de mierdas y trapicheos del reino de Felipe. Los hay que consideran que todo esto no es demasiado grave, ya que, si exculpó a González, lo hizo a condición de que nunca más pretendiera ser presidente del Gobierno, ni siquiera ministro de "Cultura".

Con esto llegamos, a vuelapluma, al último periodo; a este periodo, de decadencia absoluta de España, de la dimisión del Rey ante su fundamental deber constitucional: obrar para que no se rompa la unidad de España. Todos los que hayan oído, o leído en la prensa, su discurso navideño se preguntarán legítimamente si, como en el Reino Unido, se lo habrá escrito su primer ministro. Con la diferencia abismal de que nunca jamás un primer ministro británico ha escrito tonterías como las pronunciadas por Su Majestad este 24 de diciembre. Se ha limitado a repetir el programa del PSOE en el Gobierno. Podrían, perfectamente, estar escritas por uno de sus negros, un tal Rodríguez.

Lo de exigir al PP que se sume a esa trágica estafa del "proceso de paz" con ETA: si lo hubiera escrito un plumífero gubernamental ya sería bastante triste, pero si lo ha escrito Su Majestad, o uno de sus cortesanos, merecería un motín, y multitudinarias manifestaciones contra el Rey. Porque todo el mundo sabe que ETA tiene la sartén por el mango: exige, sin crear verdadero escándalo, ni socialista ni real, una provincia francesa y Navarra; se reorganiza, se rearma, sigue imponiendo su impuesto revolucionario; y mantiene en alerta a sus cachorros, y les entrena en la guerrilla urbana, con continuas violencias callejeras (que nadie pretenda obligarme a emplear los barbarismos vascuences).

La política de ETA es evidente, y tiene su lógica. Dice al Gobierno: "Mientras cedáis a nuestras exigencias, no mataremos. Si traicionáis lo acordado, volveremos a matar; y más que nunca". Y para eso se están preparando. Desde luego, el Rey, en su mensaje navideño, se expresó desde su real altura y su real vaguedad. Exigir que todos los partidos se unan para lograr el fin del terrorismo etarra puede que suene muy bien; lo malo es que ni el Gobierno ni el PSOE obran por "el fin de ETA", sino todo lo contrario.

La policía y los jueces antiterroristas franceses alertan de que ETA se reorganiza y de que su peligrosidad aumenta. Reaccionan y detienen a seis responsables etarras, descubren depósitos de armas y explosivos. Y Rubalcaba declara que los franceses "exageran". Se descubren depósitos de armas y municiones en las Provincias Vascongadas, pero el jefe de la Guardia Civil declara que eso "no significa nada". ¿Hasta cuándo va a seguir la trampa? ¿Hasta cuándo va a seguir el Rey siendo el loro de Zapatero?

Se tragó, Su Majestad, la ignominia del estatuto de Cataluña, y deliró sobre la unidad de España en su pluralidad, mientras este Gobierno está destruyendo España, y ahora pretende que todos los españoles, y no sólo el Gobierno, se rindan ante las exigencias de ETA.
Está visto que este rey ya no nos sirve, es nefasto. ¡Que se vaya! Lo malo es que su hijo, el príncipe Felipe, es muchísimo peor; y que, hoy por hoy, los republicanos declarados, tomo Trevijano, o ERC, o Batasuna, son lo peor de lo peor. Este país se hunde, y a mí también "me duele España".


N. de la R.: Este artículo fue escrito el 29 de diciembre, antes del atentado de ETA contra la T4 de Barajas.

Stewie Griffin dijo...

para leer este importante articulo con mayor comodidad os dejo el link, perdon por las molestias .

http://revista.libertaddigital.com/articulo.php/1276232791

PD: Por cerrar los ojos los males no desaparecen, uno ha de enfrentarse al mal si quiere vencerlo, la unica condicion para que el mal triunfe es que los hombres buenos no hagan nada... y toda esa mierda

salud y libre mercado

Diego Asenjo dijo...

Roberto, no puedo añadir nada a lo que has dicho. Coincido por completo.

Fernando y Anónimo: No creo que haya que dejar de denunciar y elevar la voz ante las muestras de deshumanidad de los terroristas. Sí estoy de acuerdo en que, por ejemplo, la cobertura informativa que se dio debía haber sido menor precisamente por el argumento que dais. Pero lo que no puede hacerse es hacer como si no pasase nada. Y ello por varios motivos: primero porque la ciudadanía tiene derecho a la información completa de atentados así, y ese es un derecho que en este país es muy valorado. Segundo porque las expectativas del proceso de paz eran tan altas que el final del mismo requería de una profunda explicación y reflexión política y social. Y tercero, porque en los meses posteriores al alto al fuego está cuestión ha sido causa de división profunda en sectores de la sociedad. El atentado de Barajas no es una anécdota, no puede serlo. Es distinto a, por ejemplo, la colocación de artefactos explosivos durante el 2005, que eran de baja intensidad y que no merecieron casi ninguna atención de los medios.

Stewie, nadie en el gobierno pretende destruir lo que juró defender. Esa es una frase vacía que aunque se repita mucho no va a convertirse en verdad. De todas formas resulta divertido ver hasta dónde se llegará, apuesto a que dentro de poco alguna exclusiva de Pedro J. revelará que ZP se come cada mañana dos bebés para alimentar al demonio que lleva dentro.

En fin, gracias a todos por pasaros por aquí.

Stewie Griffin dijo...

Sabes lo triste de toda esta historia? que si en luigar de dos ecuatorianos hubieran muerto dos españoles la situacion hubiera sido muy distinta, pero total dos "sudacas" menos a quien le importan?

Vivimos en una dictadura de hecho, solo hay que ver al mayor cancer que hay en este pais UGT se niega a manifestarse por la libertad, pero bueno es normal el fascismo es asi

Diego Asenjo dijo...

Stewie, yo también creo lo mismo que comentas sobre la cuestion de la nacionalidad de las víctimas. Y también creo que las cosas serían distintas; pero me parece que diferimos acerca de cuáles son esas cosas.

Como siempre tus palabras de que estamos en una dictadura y todo eso me parecen desproporcionadas.

Por cierto ¿ahora quién no se manifiesta a favor de la libertad?

Por cierto, a parte de todo esto, si no te importa quisiera que me mandases un correo electrónico con tu dirección de mail.

Saludos.