sábado, 16 de junio de 2007

Oviedo, ciudad en silencio


En un post anterior me aventuraba a decir el nombre del que podía ser el libro que el Alcalde de Oviedo podía tener en su mesita de noche. Ahora, intentaré desentrañar otros misterios de su mente, aunque pueda verme al salir de ella algo desorientado y confuso.

Estos últimos días nos estaban avisando tanto Gonzalo Olmos, concejal hasta hoy del PSOE, como Celso Miranda, concejal también hasta hoy de IU, de que algo raro estaba ocurriendo en la Sociedad Ovetense de Festejos (SOF) que no terminaba por rematar la organización de la noche de San Juan ni del Festival de Jazz.

Gabino de Lorenzo confirmó lo que se temía
, ambos actos no tendrían lugar. Incluso fue más allá, no habrá espectáculos nocturnos en la capital, a excepción de los que formen parte de la programación de San Mateo. Esta medida ha sido tomada, según el Alcalde, para luchar contra el ruido en la ciudad.

A De Lorenzo, de pequeño, no le debían gustar las nanas. O es posible que le encerrasen durante años en un cuarto oscuro con la única compañía de discos de Leonardo Dantés, en una especie de infierno desconocido incluso para Dante. Lo que sorprende es que dentro de la categoría de ruido a combatir se encuentre la música. Lo que parece desprenderse de sus palabras es que con esta decisión no habrá a lo largo del año, excepto en septiembre, conciertos en nuestra ciudad que no tengan como escenario un teatro o auditorio. ¿Podría el reciente Premio Príncipe de Asturias de las Artes, Bob Dylan, dar un concierto en la noche ovetense organizado por el Ayuntamiento? Pues en principio no ¿No habrá ninguna iniciativa municipal para que vengan a nuestra ciudad grandes espectáculos de cantantes durante once meses al año? ¿Es esa la oferta cultural que tienen que ofrecer el PP a la gente de Oviedo?

El Alcalde pide comprensión puesto que estas decisiones se enmarcan en la actuación contra la contaminación acústica. Se equivoca Gabino de Lorenzo al utilizar ese concepto. No existen horarios para la contaminación acústica, así que si quiere combatirla no debe reducirla al horario nocturno. ¿Las monstruosos losas que quiere levantar se harían en silencio? ¿En caso de que esas obras superasen los límites de ruido las paralizaría? ¡Ah, no! ¡Es verdad! Si es que las losas es posible que ni siquiera se lleguen a construir porque, como ha dicho ya Gabino, el Ayuntamiento no cuenta con los suficientes recursos como para afrontar esos proyectos. Tendría que ser el Principado quien gastase dinero en los caprichos de Gabino. ¿O será que las arcas municipales no cuentan con dinero para nada, ni tampoco para conciertos?

Eso sí, tanto lo de la "lucha contra el ruido" como la falta de dinero para las losas se lo guardó para sí el Alcalde hasta que pasaron las elecciones. ¿Por qué nada de esto salió antes de la boca de Gabino de Lorenzo?

Parece seguro que nuestro Alcalde es una de esas personas que se dedica a coleccionar postales. Me lo imagino en cada ciudad que visita buscando con avidez la mejor postal, la que muestre una imagen más bella del lugar en el que se encuentra, y guardándolas todas luego en su cajita fuerte. Por eso tiene tanta afición a las infografías y dibujos de sus proyectos; hasta la playa del Parque de Invierno tuvo su propia imagen. Y, también por eso, parece que se ha empeñado en hacer de Oviedo una postal gigante. Gabino de Lorenzo no quiere una ciudad viva, sino que prefiere que sea tan sólo una imagen. Es que es taaan bonita... Oviedo no puede despeinarse, tiene que estar bien quieta para que perdure siempre igual. Gabino quiere que nuestra ciudad sea tan sólo una postal, pero eso sí, con él asomando al fondo.

En fin, poco faltará para que grandes carteles con su efigie adornen nuestro municipio. Y después ya sólo faltará la policía del pensamiento.

4 comentarios:

Javier dijo...

Que digo yo, y no es por mal meter, que si el señor Gabino tiene caprichos será porque han sido refrendados por una gran mayoria de ciudadanos ovetenses.
Pero bueno, siempre será mejor tener un portatil.

Diego Asenjo dijo...

No creo, Javier, que los ovetenses hayan votado ni al PP, ni al PSOE ni a ACPZ para que sus representates se dediquen a realizar caprichos.

Los caprichos no forman (o no deben formar) parte de la política y menos la de la gestión de gobierno de un Ayuntamiento.

Y, de todas maneras, el hecho de ganar unos elecciones no deslegitima las críticas que puedan hacerse al trabajo que se hace.

En cuanto a lo de los portátiles, creo saber por donde vas. Sino es así no pasa nada, yo al menos aprovecho para comentar el tema.

Sería idóneo que cada concejal contara un equipo portátil. Desde luego sería una exquisitez que algún día tendrá que hacerse realidad viendo la importancia de las nuevas tecnologías. Una herramienta así es de mucha utilidad para el tipo de trabajo en el Ayuntamiento.

Pero, como digo, eso sería ya lo más de lo más. Lo mínimo que sí debería hacerse es la renovación de los equipos informáticos de los grupos municipales, o al menos del socialista que es el que conozco.

Son verdaderas reliquias y, además, pocas. Ni si quiera cuentan con grabadora de CD's, que es de lo más básico que pueda darse.

Por otra parte, tampoco estaría de más montar una instalación wifi en la zona en la que se encuentran los grupos municipales para que si algún concejal tiene ordenador portátil propio pueda conectarse a la red desde él.

Estos mínimos que digo sí deberían ser irrenunciables. Lo de los portátiles, que serían propiedad del Ayuntamiento, si puede ser pues mejor, y sino pues nada.

Saludos y gracias por pasarte por aquí y comentar.

Javier dijo...

Me alegro mucho por la inmediatez de tu respuesta. Es de agradecer, y mas en este tiempo de exámenes.
Evidentemente cuando hablaba de caprichos me refería al termino que tú habías utilizado para hablar de las losas, desde luego que no defiendo los caprichos en la política.

Los ciudadanos ovetenses se han mostrado satisfechos con las idea de las losas y se ha visto en el apoyo que tuvo el alcalde en las pasadas elecciones. Por eso ironicé (demagógicamente) con el tratamiento de la palabra capricho a ese efecto. El tema es que ese modelo es el que quieren los ovetenses, y eso es muy respetable. Por eso, hay que mostrar una seria alternativa que vaya de acuerdo con el sentir de los ciudadanos. Hay que buscar un equilibrio entre lo que creemos que es lo mejor para Oviedo y lo que piden los votantes. A la gente le gusta ver que Oviedo está guapa, que está limpia y que se cuida. Les gusta el escaparate y votan el escaparate, pero hay que mostrarles que se les puede dar más que un escaparate.

Yo siempre comparé a Oviedo con un ataúd: muy guapo por fuera pero muerto por dentro. Un ataúd echo con el mejor material y la mejor madera, pero que contiene un cadáver que se pudre. Oviedo necesita una renovación, nuevos aire que vayan mas allá de las fachadas, de las losas y de las aceras guapas. Pero eso también debe de formar parte de la renovación. Tenemos que tomar nota de que es lo que les gusta a los ciudadanos y aplicarlo a una forma de hacer diferente y más transparente que la del regidor actual.

Por lo tanto, se trata de buscar el equilibrio perfecto entre una ciudad bella y limpia, y una ciudad que preste los servicios sociales adecuados para garantizar el bienestar de cada uno con independencia de su posición económica. Una ciudad que cuente con los jóvenes, con la clase trabajadora, con nuestros mayores, que preste servicio a sus demandas. Extender la ciudad a los barrios, dotándoles de la atención y del protagonismo que se merecen.


En cuanto lo del portátil, sí acertaste en saber por donde iba. Lo de ayer fue una muestra más de los graves problemas de comunicación que tiene el PSOE en Oviedo. ¿Por qué sólo se oyó a la Espinosa en TeleGabino (perdón TeleOviedo)?, ¿por qué sólo aparece su mensaje en La Nueva España?. La respuesta ya la sabemos.

Pero Paloma se quejó de su sueldo y eso es lo que queda. No se sabe nada de las explicaciones que se dieron, ni de las explicaciones acerca de lo del portátil (que las hubo). Pero no puedes pedir así un aumento de sueldo. Aunque tengas razón, aunque tengas que pagar a secretarios y asesores, aunque tengas que dar una gran parte al partido que te puso ahí, no puedes pedirlo. No puedes pedirlo porque se ha estado durante meses hablando de una nueva forma de gobernar, una nueva forma de gobernar que se caracterizaba por la limpieza y la transparencia administrativa. Y lo que no pueden ver los ciudadanos es que en las primeras horas ejerciendo su nuevo cargo, se queje de sus casi 50 000€ de sueldo, cuando el salario medio ovetense no llegue a la mitad.

Se mostró una imagen de debilidad, de incoherencia con las ideas de la campaña. Y tuvo que acompañarla Carreño cuando no es portavoz. Y a los ciudadanos les llega la imagen de una persona que necesita que le acompañen. Cuando en realidad la señora Sainz vale mucho, y aun tiene que curtirse en mil batallas para demostrar su valía y su fuerza. Pero si no se aprovecha cada minuto, en dar un mensaje al ciudadano de verdaderos Nuevos Tiempos, se estarán perdiendo los miles y miles de euros invertidos en la campaña para darla a conocer.


Entonces, y enlazando con el principio, se tienen que buscar argumentos válidos para explicar a los ciudadanos que los festivales de jazz y de la fiesta de San Juan son buenos para la ciudad. Sí, tienen ruido, claro que tienen ruido, pero no es del todo ruido. Es música, es sonido. Y eso ya no es ruido. Es cultura, y eso ya no es ruido. Hay que explicarlo, que existen otras alternativas antes que suprimirlas, que se pueden buscar nuevos lugares para celebrarlo, que se pueden compatibilizar horarios para garantizar el descanso a quienes lo buscan. Pero eso es lo que hay que hacer. Convencer a la gente que con buena música y apostando por la cultura hacemos más ciudad. Hay que decirles que las losas no son la única solución contra el ruido, que existen otras alternativas que triunfan en otras ciudades y decirles quien está detrás de esas losas.

No quejarse de cuanto cuestan. A los ciudadanos no les importa si cuestan mucho dinero si luego hay beneficio social. La Losa de RENFE fue una apuesta que convenció a la mayoría social y que valoran como algo bueno para su ciudad. Les gusta a la mayoría y la quieren. La sienten como algo propio a pesar de su coste. Y por eso cuando el alcalde hace nuevas propuestas de losas la gente aplaude y ven con recelo a los que no aplauden. No hay por que aplaudir, pero sí darles a conocer cuales pueden ser los efectos de tales majestuosas obras.

Gracias por la atención

Diego Asenjo dijo...

Vaya Javier, lamento muchísimo no haberte respondido antes. He estado un poco desconectado del blog durante estas semanas y se me pasó que tenía pendiente tu último comentario. No sé si volverás a pasarte por este post pero, por si acaso, que no se diga.

De todas maneras, poco tendría que decir en contra de lo último que has escrito.

Sigo diciendo que el tema de las losas es un capricho, igual que lo es el utilizar un determinado tipo de farolas o de jardineras o lo que sea. A Gabino le gusta más que realizar política montarse una especie de miniatura a tamaño gigantesco. Que la gente vote a favor de esos caprichos es su derecho, pero no convierto esos caprichos en otra cosa.

Lo del ataúd es una buena metáfora, que más o menos se asemeja a otras del mismo estilo que muestran la idea de muchas personas de esta ciudad que creemos que al rascar por encima vemos una situación insostenible. Tienes razón en que hay que fijarse y atender, como debe ser, los gustos y preferencias de la gente de Oviedo. Por eso durante la campaña electoral Paloma Sainz dijo en varias ocasiones que ella no venía a criticar el trabajo estético del Alcalde, sino el ético y político, y buscar ese equilibrio del que hablas.

Tienes razón en lo de la comunicación. Paloma no se quejó por el sueldo, pero poco importa quién dijo qué si al final la versión que llega es la que se encarga de difundir el PP. 16 años de Gobierno da muchas tablas, y el PP está claro que no está en el Ayuntamiento por casualidad, saben moverse bien y a tiempo. Es una ventaja que tienen y que habrá que remediar de alguna manera. O bien mejorando en ese campo o aventajándoles en otros.

Lo de sueldos, asesores y demás. Tampoco quería yo meterme mucho en el asunto ya que como durante unos meses fui asesor del Grupo Municipal igual alguna persona pensaría que hablaba por interés. Fue otro problema de comunicación, el tema se centró (o lo centraron) en que el PSOE quería más puestos, más sueldos, etc, cuando se trataba de más medios. Es distinto que cale un mensaje a otro. Es distinto decir "El PSOE quiere dos asesores más que cobran X dinero para colocar a Fulanito y Menganito" a "El PSOE reivindica que no se le quite los medios con los que contaba para trabajar eficazmente por los ciudadanos y ciudadanas de Oviedo". De los tres Grupos Municipales el más afectado respecto a la disminución de medios humanos fue el PSOE, en términos porcentuales. Creo que nos volvieron a adelantar; pero por otra parte es normal. Nuestro Grupo de Concejales, a excepción de Carmen Caballero, acababan de llegar y el PP aprovechó esa circunstancia de Grupo Amateur Socialista para atacar desde el primer día con temas delicados.

En cuanto lo del Jazz, ruido y cultura, estoy de acuerdo.

No así con lo último que has dicho. Si pienso que a la gente le interesa el coste de las obras. Pero muchas veces no se tiene conciencia de que esto o aquello se ha pagado con dinero público, que se ha pagado una barbaridad por cosas que muchas veces no tienen un auténtico beneficio para nuestras vidas. A mí que se levanten las mismas calles de la ciudad cada tres años me parece una tomadura de pelo muy cara que sólo trae (esto sí) ruido y suciedad.

En fin, creo que nada más. No sé si he dicho algo lógico porque la verdad, escribo esto tras haber dormido un par de horas esta noche por el ataque de un mosquito bastante pesado.

De nuevo lamento haber tardado tanto tiempo en responder. Y lo lamento no sólo por la descortería que pueda parecer sino porque tu comentario era muy denso e interesante.

Saludos.