martes, 7 de noviembre de 2006

El Consejo de la Juventud de España impide la participación de hombres en las Jornadas de Mujer Joven.


El próximo fin de semana se celebrará en Zaragoza las "Jornadas de Mujer Joven: Empoderamiento y Liderazgo" organizadas por el Consejo de la Juventud de España (CJE) y coordinadas por la Federación de Mujeres Jóvenes.

Hace unos días a algunas personas se nos animó, por parte de Mujeres Jóvenes de Asturias, a asistir a estas jornadas. Aunque yo en un principio tenía intención de ir al final otros compromisos me impidieron poder participar. Fue una espina que se me quedó clavada. Sin embargo, otras personas que conozco sí que podrán acercarse hasta Zaragoza para participar en las jornadas.

La sorpresa me llegó cuando una de esas personas, un varón, hombre, macho o como queráis llamarlo, me dijo que finalmente él no iría precisamente por eso.

Y así me lo han confirmado desde Mujeres Jóvenes de Asturias. El CJE decidió que los hombres no podíamos participar en esas jornadas, en contra del criterio de la Federación de Mujeres Jóvenes que sí estaba interesada en la asistencia de varones. Además, el chico en cuestión que al final no puede ir se enteró después de haber enviado la ficha de inscripción y sin que nadie se pusiera en contacto con él para decirle que no le estaba permitida la participación. Es decir, se enteró de casualidad. Gran organización del CJE.

Hay cosas de las asociaciones feministas que no me parecen correctas, como por ejemplo no permitir a chicos formar parte de determinados concursos y esas cosas. Me parecen actitudes ridículas y poco edificantes. Pero que no se permita asistir a unas jornadas como estas ya me merece una opinión peor, es directamente una sinrazón que perjudica al desarrollo de las jornadas y a la imagen del órgano organizador. En el caso de asociaciones feministas puedo llegar a entender ciertas actitudes que, además, vienen establecidas por sus reglas internas, pero que el Consejo de la Juventud de España que se supone representa a los y las jóvenes y es una Federación abierta prohiba el acceso de sus actividades a un determinado grupo de personas no tiene excusa: es un error.

El público femenino de esas jornadas habrá cosas que se digan que ya sabrá; que a nadie convencerán porque todas las chicas estarán ya convencidas y asentirán sonrientes y con complacencia a cuanto oigan. Sin embargo los hombres, que somos quienes más tenemos que aprender de ese tipo de cuestiones, estaremos excluidos. ¿Acaso no se pretende que los chicos seamos capaces de trabajar por la igualdad codo a codo con las mujeres? Nosotros necesitamos poder aprender ciertas cuestiones que sólo se enseñan en este tipo de foros.

En fin, una oportunidad perdida; muchas de las cosas que se digan durante ese fin de semana rebotarán entre las paredes de un cuarto cerrado.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente penoso ver hasta qué extremos puede llegar el feminismo radical (que se convierte en rancio y exclusivista). Debido a su enorme exclusivismo, no puede siquiera recibir el nombre de feminismo. Realmente allí no promueven el igualitarismo, sino el enfrentamiento. Terrible.

Esto me recuerda a acontecimientos como el último informe sobre videojuegos del Instituto de la Mujer (donde se criticaba a juegos de estrategia medievales realístico-históricos porque las mujeres ¿no iban a la guerra?), o éste más reciente de las nuevas señales de monigotes con faldas y coleta (http://www.20minutos.es/noticia/170267/0/Faldas/coletas/munecos/).

Es muy triste que ventos de este tipo sean los que desprestigien y ridiculicen un movimiento feminista -de igualación entre ambos sexos-, que tanto esfuerzo (incluso muertes) ha costado a lo largo de este último siglo.

Stewie Griffin dijo...

Me alegra que tanto tu como pablo por una vez os salgais de los dogmatismos progres y seais criticos con el movimiento feminista, que para mi tubo su sentido en el pasado a causa de la negacion de los derechos politicos y de propiedad de la mitad de la sociedad. Al igual que ocurrio en EEUU con los
movimientos a favor de los derechos civiles de los americanos de origen africano en la epoca de los 70.
Pero ¿que pasa una vez conseguida la igualdad?, estos movimientos se institucionalizan y se perpetuan, una vez que han provado la droga de la suvencion se buscan excusas de lo mas disparatadas para mantener esta "adiccion" a costa del sufrido contribuyente. Una vez en Derecho dieron una charla sobre el feminismo y la verdad es que tube que marchar a la mitad porque no sabia si reirme o llorar de las chorradas que pude escuchar (muy del estilo de las que reseña pablo), por ejemplo que la sociedad discriminaba a la gente porque los padres compraban (de una forma mayoritaria) ropa azul para los chicos y ropa rosa para las chicas.

Me he fijado en que reseñas mucho sobre el Consejo de la Juventud, y me gustaria aprovechar para decirte que apoyo la idea de estos organos, pero no me gusta mucho como se estan llevando en muchos sitios.
Por ejemplo yo fui una vez a representar a mi organizacion al consejo de la juventud del principado, y me asuste del sectarismo que reinaba alli, ademas de que muchas propuestas (apoyadas incluso por los mios) me parecen descabelladas y si me aprietas hipocritas. Por ejemplo el programa para enseñar a la gente que consume como drograrse, (????) un momento ¿pero las drogas no estaban prohibidas?, el estado es la leche, por un lado prohibe a la gente tomar un determinado tipo de sustancias sobre la hipotesis de que son malas, y asi el estado actuando de padre protector (una funcion que jamas deberia de tener) nos protege de nosotros mismos y criminaliza a la sociedad, aumentando el gasto y el maluso de recursos policiales y judiciales, a la vez que se fomentan las mafias (como sucedio en los EEUU de la Ley seca). Y por otro lado despilfarra mas recursos de la sociedad a enseñar como drograrse. Aqui lo que un consejo de la juventud valiente deberia de pedir no es eso, sino crear un debate social sobre el antiprohibicionismo, como ocurrio en Holanda cuando se legalizaron las drogas blandas a propuesta del Partido Popular holandes, destacando que uno puede estar en contra del consumo de drogas pero no usar el estado para prohibir ese consumo a la gente que libremente lo desee, y reinando la idea de la responsabilidad individual (la otra cara de la libertad), si el consumo te causa problemas, no es culpa de los demas. Las actuales politicas (fruto, si no recuerdo mal, de la Ley de proteccion ciudadana, parcialmente inconstitucional, mas conocida como ley de la patada en la puerta) convierten los habitos (no entro si moralmente buenos o malos) de la juventud actual en delito, no se puede legislar contra la sociedad. El hecho es que los datos de las detenciones del año pasado por temas relacionados con drogas no supone un merito de los cuerpos de seguridad del Estado, sino un fracaso del legislador.

Me gustaria un modelo de Consejo de la Juventud distinto, en el que por ejemplo no hubiese sobre representacion y pesaran menos las formaciones politicas y mas las asociaciones juveniles pequeñas y no vinculadas al mundo politico, y en este sentido promovi una mocion en mi municipio para pedir un consejo de la juventud. La mocion fue rechazada por el grupo municipal socialista y tubo la astencion de IU.

Me tome la libertad de ojear tu perfil Pablo Iglesias y no concibo como alguien que tiene entre sus libros preferidos 1984 pueda ser socialista.

salud y libre mercado

Anónimo dijo...

No concibo como alguien que tiene entre sus libros preferidos 1984 pueda ser socialista.

¿Lo dices por el nombre que lleva el partido único inglés, el Ingsoc?. Sencillo, ese partido podía haber llevado cualquier otro nombre; de hecho a lo largo de toda la gama de partidos de izquierdas no encotrarás ninguno que se asemeje ni por asomo al ideado por George Orwell. Me temo que una obra de ficción (...o no tanto) es imposible que pueda cambiar tu ideología, pues es simplemente eso, un mundo ideado por el autor.

Buenas noches.

Diego Asenjo dijo...

Sí Pablo, lo del informe de los videojuegos es otra de esas cosas que me dejan boquiabierto. No sé si será porque desde bien pequeño llevo pasando buenos ratos con las videoconsolas y no he acabado siendo sociópata, pero no encuentro perjudicial el uso de juegos y menos cuando desde hace años existe, al igual que para las películas, clasificaciones en relación a la edad e incluso información sobre si el juego contiene violencia, sexo, etc. Así que la cuestión como siempre pasa no por prohibir cierto tipo de juegos, sino por que los padres y madres al comprar el regalo de navidad se fijen en qué compran y si a su hijo/a le viene bien.

Stewie, creo que el movimiento feminista aún tiene muchas causas por las que luchar y conseguir mayor igualdad. Sin embargo lo que no me gusta es que al final se creen otro tipo de desigualdades y rechazos. Aún así repito que las asociaciones feministas sí querían hombres en el curso de Zaragoza, y ha sido el CJE quien ahí ha intentado ir de "guay" y acabó metiendo la pata hasta el fondo.

A mí me encanta el modelo de Consejos de Juventud, creo que realmente si cuenta con el reconocimiento de las administraciones, puede ser un sistema perfecto para la participación de la juventud y para la defensa de nuestros intereses. Además yo dentro del Conseyu de la Mocedá d'Uviéu es el único lugar donde puedo saber qué piensa Nuevas Generaciones acerca de los problemas de mi ciudad. Y me parece bien tu idea de que el CMPA pida un debate serio sobre el antiprohibicionismo, solo queda que a las asociaciones también les parezca bien.
Y no creo que sea necesario cambiar el modelo de dirección; en la Permanente del CMU por ejemplo estamos Nuevas Generaciones y Juventudes Socialistas, pero el resto de miembros son de asociaciones no políticas y son mayoría.
Te animo a seguir pidiendo un Consejo de la Juventud para tu municipio. No sé cómo habrás planteado el tema, pero si primero hablas con JS y la sección juvenil de IU acerca del tema y están de acuerdo ya habrá un compromiso político juvenil, luego deberíais comunicaros con las asociaciones juveniles y entre todos volver a pedir la creación del Consejo.

Y por último a mí también me encanta 1984. No creo que Orwell a día de hoy viendo cómo es el socialismo español dijese que su obra es incompatible con éste, creo que dirigiría su crítica hacia otros lugares. Y, además, no vamos a ponernos quisquillosos en relación a los gustos y si estos son coherentes con nuestras ideas políticas, la literatura, el arte, la música están por encima de esas cosas, la belleza es belleza al margen de que sean obra de comunistas, socialistas, fascistas, conservadores, liberales, etc.

Saludos.

Stewie Griffin dijo...

Un articulo de Daniel sobre lo positivos que pueden ser los videojuegos para la sociedad (y mas madera al debate):

Eduque a sus hijas con The Sims
Daniel Rodríguez Herrera

Dado que en España nos caracterizamos por hacer caso a las bobadas de Amnistía Internacional y su honda preocupación por los derechos humanos del píxel, no parece que se esté prestando la debida atención a las posibilidades educativas de los juegos de ordenador, tradicionalmente demonizados en la prensa. Ya he comentado las posibilidades que tienen de enseñar a nuestros niños a resolver problemas. Últimamente me ha sorprendido ver que incluso hay quien opina que pueden enseñar valores morales.

Los juegos de ordenador, entre otras muchas cosas, ponen de relieve la diferencia entre niños y niñas, algo que quizá siente mal a los bienpensantes de la progresía, que continúan obedeciendo ese dogma de fe que dicta que ser iguales en derechos significa que hombres y mujeres somos iguales de hecho. A los hombres nos gustan más los juegos violentos y, en el caso de los que permiten varios jugadores, las relaciones sociales entre nosotros son más del tipo "pero mira que inútil eres", "caray que buena puntería", "te voy a dar pa'l pelo" y similares. Dado que los hombres hemos sido tradicionalmente los primeros en adaptarnos a la tecnología de los ordenadores –doy fe de la escasa presencia femenina en mi facultad de Informática, que ignoro si se ha corregido desde que la dejé–, los creadores de juegos han sido principalmente hombres, y sus productos dirigidos a ese mercado.

De vez en cuando, no obstante, un juego da la campanada y vende lo que no está en los escritos por haber logrado acceder al mercado femenino. El más exitoso entre ellos ha sido The Sims, que ha vendido unos 60 millones de copias, su secuela y sus expansiones. Este juego nació como una variación del simulador de ciudades SimCity, en el que se creaban unos ciudadanos virtuales (los sims) que vivían y trabajaban en la población que estábamos creando y evaluaban tu trabajo como alcalde perpetuo. The Sims acercó el foco a estas personas y nos permitió adoptar sus vidas, conseguir amigos y pareja, trabajar, tener hijos, etcétera. Vivir una vida virtual, en definitiva. Y en esa vida virtual, la clave del éxito son los valores tradicionales.

Glenn Reynolds, creador del popularísimo blog Instapundit, alaba por ello las virtudes educativas de The Sims en su libro An army of Davids, a raíz de escuchar un día a su hija de diez años decir a sus amigas que "tienes que tener un trabajo para comprar comida y cosas, y si no vas a trabajar te despiden, y si te gastas todo el dinero tienes que ganar más". Gracias a ese juego, su hija sabe hacer un presupuesto familiar y preocuparse cuando éste es negativo. The Sims enseña que las decisiones que tomamos tienen consecuencias y que éstas no son necesariamente buenas, y el mundo en que se desarrolla es un mundo donde las virtudes de la clase media, el trabajo duro, el ahorro y la planificación a largo plazo, ofrecen dividendos. Seguramente sea más de lo que enseñan en la escuela. Es más, como comenta medio en broma, medio en serio, "¿qué más puede desear un padre que un juego que enseñe a su hija que si te casas con un perdedor probablemente lo seguirá siendo toda su vida?". Y no es el único en pensar cosas parecidas.
No es que sea conveniente que dejen la escuela para jugar, claro. Pero sí al menos para que empecemos a ver la cara oculta de los juegos, que desgraciadamente no es la mala sino la buena. Jugar con muñecas nunca ha sido tan divertido y educativo desde que éstas son virtuales.

Daniel Rodríguez Herrera es editor de Programación en castellano y miembro del Instituto Juan de Mariana

Stewie Griffin dijo...

y otro (el ultimo)

Los derechos humanos gozan de buena salud
Daniel Rodríguez Herrera

Amnistía Internacional perdió parte de su crédito como organización seria cuando se dedicó a equiparar Guantánamo con el gulag, ese archipiélago de campos de concentración en el que murieron millones de personas. Por supuesto, ese prestigio decayó en países con cierta cultura política e histórica, donde la gente es capaz de razonar aún cuando haya de por medio críticas a Estados Unidos. Por tanto, en España aún reciben oídos cuando se dedican a mostrar sus carencias intelectuales y morales, como cuando esta semana han vuelto a denunciar que los videojuegos violan los derechos humanos. ¿De quién, cabría preguntarse, de unos cuantos conjuntos de píxels que se iluminan en el monitor?

Como bien ha resaltado Antonio, la violencia de esos juegos no está disponible a los niños, sino sólo a los niños cuyos padres lo permiten. Lo que pide Amnesia es que el gobierno viole los derechos humanos a la libertad de expresión y a intercambiar voluntaria y libremente bienes y servicios, a cambio de proteger unos supuestos derechos de la infancia que incluyen que Esteban Beltrán y los suyos hagan con los niños lo que quieran, robando a sus padres la libertad de educarlos.

En una obsesión de los socialistas de todos los partidos el imponer a todos los demás sus propias ideas morales. Su método preferido consiste en quitar la decisión a quienes más información, interés y elementos de juicio tienen para decidir para otorgarla a instancias en las que pueden meter mano. Sin necesidad de salirnos del tema y meternos en leyes como la educativa o la antitabaco, un reciente estudio realizado por asociaciones de protección a la infancia, tras unas encuestas a menores sobre el uso de videojuegos, propone en sus conclusiones que la clasificación por edades la haga un organismo independiente en la que ellas mismas estén representadas. Encima, ni siquiera es una medida que se pueda inferir de dicho estudio, que no evalúa de ninguna manera si la industria está haciendo bien o mal ese trabajo.

Una de las grandes omisiones en todas estas denuncias interesadas es la prueba de que exista relación alguna entre la violencia en los videojuegos y posibles daños a niños. El informe de Amnesia, por ejemplo, no dedica una sola línea a intentar justificar esa relación, como si fuera evidente por sí misma. Sin embargo, al igual que los niños romanos seguramente jugarían con espadas de madera a matar a sus compañeros de juegos, que asumirían a regañadientes el papel de cartagineses, los juegos violentos forman parte de la vida de todos los niños en todas las épocas, mal que le pese a esa progresía que se cree que regalando muñecas a los niños y balones a las niñas se eliminan las diferencias entre unos y otras. Pero tanto los juegos de entonces como los de ahora son eso, juegos; si hay niños incapaces de apreciar la diferencia, de poca ayuda va a resultar que existan leyes que “los protejan”.

Existe hoy una Santa Inquisición Progre que persiste en querer obligarnos a todos a someternos a sus tesis morales, por más absurdas y cambiantes con el tiempo que sean. Se definen en el “Imagine” de John Lennon, cuya letra viene a decir que el mundo sería pacífico y feliz si todos fuéramos, no como Lennon, sino como la imagen beatífica que Lennon tenía de sí mismo. Pero eso no tiene nada que ver con los derechos humanos que, visto a lo que se dedican las organizaciones del ramo en España, deben gozar en nuestro país de una extraordinaria salud.

Daniel Rodríguez Herrera es editor de Programación en castellano y miembro del Instituto Juan de Mariana

Diego Asenjo dijo...

De ambos artículos no me parecen justas las observaciones sobre Amnistía Internacional, ni alguna otra cosa como las referencias al progresismo y al socialismo. Pero del primero, que ya había leído en su día creo que en Libertad Digital, me parece acertado el análisis del Sims. Es un muy buen juego, entretenido -aunque al final se hace pesado- y que ayuda a saber cuáles son las claves de la vida en sociedad.
Y del segundo me quedo con lo mismo que yo había dicho antes, la responsabilidad es de los padres. No se puede limitar la creación de videojuegos por la violencia o la cantidad de sexo que haya en ellos. Repito, en nuestro país cada carátula de un juego alerta acerca de los contenidos y establece la edad a la que está dirigido. Yo por ejemplo no compraría el GTA San Andreas a ningún menor, ni me lo compraría para mí, pero tampoco lo prohibiría.

Saludos.

Stewie Griffin dijo...

Desengañate, cuando hablamos de socialismo no nos referimos a tu socialismo en concreto, sino a la creencia de que la sociedad y el mercado pueden ser dirigidos desde el gobierno para perseguir un fin iluminado comun ajeno a las necesidades reales del consumidor (soberano en un mercado libre).

Lo que se critica no es el finque se pretende buscar (que puede ser bueno o malo), lo que se critica desde la optica del liberlismo es que se emplee el poder coactivo de estado en una iniciacion de la fuerza contra la voluntad de la gente, solo eso.

Y el San Andreas es quizas el juego mas completo de play 2, un juegazo, si quieres un consejo no seas puritano y pruebalo.

Diego Asenjo dijo...

Sé que el San Andreas es uno de esos juegos que se convertirán en míticos, como el Super Mario 3, el Final Fantasy VII, etc. Pero simplemente no me llama la temática.

Anónimo dijo...

La mejor manera de ampliar tus posibilidades de estudio y trabajo en el exterior es rindiendo el examen TOEFL desde tu pais, para mas información pueden entrar a:

http://www.toefl.eu