jueves, 3 de agosto de 2006

La cuestión de elección de candidata socialista al Ayto. de Oviedo.

Hasta ahora no había hablado de este tema, pero ya que parece ser que a alguna persona le interesa voy a tratarlo. Yo no me callo. Aunque es una cuestión de la que prefería pasar y no tratar aquí, más que nada por lo triste que es y porque no creo que deba meterme en algo así.

Hace unos días la Comisión Ejecutiva del PSOE-Oviedo dio a conocer el nombre de la persona que encabezará la candidatura socialista para las próximas elecciones locales en Oviedo. Esa persona, Paloma Sainz, es Directora General de Formación Profesional en el Gobierno asturiano y viene avalada por su importante trabajo y su gestión de sobra reconocida por cualquier persona.

Estamos ante una mujer que no pertenece a ningún "grupo" interno de la Agrupación, que no forma parte de las confrotanciones que en algunos momentos pueden darse, y que por tanto no ha utilizado sus influencias para colmar su ambición personal. Aunque es igualmente lógico y respetable que aquellas personas que tienen ambición hagan lo posible por saciarla. Simplemente quiero decir que Paloma Sainz no ha venido en busca de nada, sino que se le ha ofrecido ser la cabeza de lista por su buena labor, algo que la diferencia de muchas otras personas.

Han surgido desde entonces, tal como recogen los principales diarios asturianos, quejas dentro del PSOE-Oviedo por el proceso realizado a la hora de asignar la candidatura a la alcaldía de la ciudad. En varios casos esas quejas no dejan de ser una pataleta de personas que, no teniendo especial influencia en la Agrupación, han considerado que debían haber sido informadas pormenorizadamente de cada paso dado. Dichas quejas buscan refugio en el argumento de que la candidata no ha salido de unas elecciones primarias, y que por tanto -dicen- se ha acabado con los principios democráticos que rigen el Partido.

Las elecciones primarias no son obligatorias, ni mucho menos. Al PSOE, como al resto de partidos políticos, los vertebra sus propios estatutos y nada más. Podemos creer que esa regla fundamental de organización interna puede ser de tal o cual manera, que debe recoger unos aspectos y hechos concretos, pero son como son. Para cambiarlas hace falta mucho más que decirlo en voz alta a un grupo de gente allegada, en un bar, o en la prensa. Hace falta participar en los debates internos que tienen ese fin, y ganarlos.

Por lo tanto, si las primarias son tan sólo posibles, pero no obligatorias, significa que otro proceso de elección de cabeza de candidatura es legítimo. Además, este tipo de elecciones no son siquiera la panacea para afrontar estos temas. Muchas veces no dejan de ser un desgaste personal para quienes se presentan a ellas, y un desgaste también para la propia Agrupación. En el caso de Oviedo tristemente conocidos son los episodios de sus "luchas internas"; la voracidad antropófaga ha sido, en el pasado, la causa de muchos males para nuestro Partido. Por ello, a veces la estrategia a seguir para alcanzar un fin con éxito y sin sobresaltos requiere de mesura, discreción y consenso. Y precisamente eso exigía la estrategia que parece ser más beneficiosa para el PSOE-Oviedo; a causa de esos hechos dados en el pasado, y debido a la importancia que tiene nuestra ciudad para el PSOE a nivel federal (pertenecemos al grupo de ciudades consideradas Objetivo 1 para Ferraz), se optó por el método que más facilidades daba a nuestro camino hacia las elecciones. Además, todas las "corrientes" de opinión de nuestra Agrupación fueron escuchadas en uno u otro ámbito de decisión.

Hace un par de días el periódico "La Nueva España" publicaba una entrevista a Dolores Riesgo, persona que representa a la parte crítica del PSOE-Oviedo y que, en su día, se presentó a la Secretaría General obteniendo el respaldo del 47% de quienes votaron. En ella Riesgo afirmaba que se habían traicionado los ideales socialistas y que en septiembre realizaría una recogida de firmas a favor de celebrar elecciones primarias y denunciaría la actuación de la Comisión Ejecutiva ante la FSA (Federación Socialista Asturiana). Ayer, este mismo periódico -el de mayor difusión en Asturias- aseguraba que la FSA había abierto un expediente, por falta muy grave, a Dolores Riesgo por sus declaraciones.

La medida del expediente es dura, y nunca es deseable que cualquier militante vea cómo se le suspende de militancia. Sin embargo, la actuación de la dirección socialista asturiana es comprensible, justificada y lícita. Aquella persona que públicamente difunda mensajes a la ciudadanía que puedan perjudicar la imagen del Partido (de cualquier partido político) está yendo contra un deber fundamental. Se pueden realizar críticas moderadas, pero siempre hay un límite. Aunque ese límite donde no existe es dentro del propio Partido. En él, en su seno, a través de los métodos adecuados pueden realizarse cuantas críticas duras, pero respetuosas, se quieran. Y, sobre todo, en la Asamblea. Es práctica común y rechazable que, ante la imposibilidad de convencer a la mayoría de la militancia de base, se salga en la prensa para ejercer presión.

Por cierto, la Asamblea, órgano soberano de cada Agrupación, eligió en su día entre dos candidatos para asumir la dirección del PSOE-Oviedo. Alfredo Carreño fue la persona elegida por quienes ejercieron el derecho al voto, y desde ese momento se convirtió en Secretario General de cada militante. Desde ese respaldo absolutamente democrático realiza las acciones necesarias para llevar a buen puerto a nuestra Agrupación. Con sus errores y aciertos (por cierto, yo mismo en mi intervención durante la última Asamblea fuí crítico con ciertas cosas y también apoyé muchas otras, así que doy fe de que se puede diferir en lo que hace la dirección). Pero con el absoluto derecho para actuar según considere oportuno, contando con quienes debe contar para las más delicadas decisiones -aunque a veces es duro, supongo, comprobar que uno/a no resulta tan importante como creía-. Si se ha equivocado, si de verdad ha llevado tan mal este asunto no hay duda de que el futuro le pasará factura. Pero por ahora no ha sido así.

¿Votamos los/as españoles/as a la persona que ha de presedir nuestro Gobierno? ¿Votamos, en realidad, a algún miembro del Gobierno? No. No lo hacemos. Y sin embargo no dudamos de lo democrático del proceso posterior a las elecciones generales. No dudamos de la legitimidad en la elección del Presidente realizada por el Congreso, ni ponemos en tela de jucio la Democracia cuando esa persona elige a quienes llevarán la dirección de los distintos Ministerios. ¿Votamos, tan siquiera, cada militante del PSOE a nuestro Secretario General a nivel federal?

Todo es objeto de mejora. Seguramente el Secretario General, Alfredo Carreño, pudo haber actuado de otra forma que calmase a la gente con tiempo -tirita antes de la herida-. El problema está en que aquí cada persona se ofende facilmente, y contentar a toda la militancia es imposible.

Pero, de todas maneras, esto ya ha pasado. El proceso ha podido tener sus fallos pero ha concluído. Ahora no toca el pataleo, sino el apoyo a Paloma Sainz. Debemos trabajar para crear un potente programa electoral, para presentar a la ciudadanía de Oviedo una batería de propuestas convincentes y dignas de ser respaldadas en las elecciones locales. Ahí también podemos participar cualquiera (no sólo hay que aparecer cuando conviene). Lo que toca es trabajar con ilusión, y difundiendo esa ilusión a toda la gente de la ciudad. Lo que toca es llevar en las próximas elecciones a la primera mujer socialista a la alcaldía de Oviedo, la alcaldesa del siglo XXI.

3 comentarios:

Enrique Castro dijo...

Me quedo con el final del post Diego.

Un abrazo.

David Pravia dijo...

Poco más que decir. Solo que soy defensor de las primarias pero, ciertamente, lo hecho no deja de ser lícito y legal según los estatutos.

En lo referente a la crítica que dices, que en el seno del partido es fácil y tal y cual. En eso ya no estoy tan de acuerdo, no todas las críticas son bienvenidas (aunque sean respetuosas) y no toda la militancia tiene la misma libertad de crítica.

¡Un saludo!

susana dijo...

Hola, ya está aclarado lo de la web, os invito a participar en ella. Es cierto que amparados en el anonimato hay mucho fato que dice animaladas, por eso me he enfadado. Y yo no estoy conforme con los planteamientos sobre las primarias. Creo que es algo mucho mas profundo que primarias si o no. Es una ruptura total de ideologia que salta a la primera chispa entre unos y otros. Aqui no hay un solo PSOE, en Asturias ya no sabemos ni lo que hay. Se ganan congresos, ganamos congresos y nos encontramos que a quien aupamos despues no continua con su "programa" y es amigo del perdedor, eso provoca esquizofrenia, provoca de todo y de ahi parten estas cosas. Como no sabré volver aqui, si quereis escribirme ya sabeis mi mail.
Salud y socialismo
Susana