viernes, 18 de julio de 2008

Pues a mí eso de la Enmienda Facebook no me gustaba, oiga

Han pasado ya varios días desde el 37º Congreso del PSOE pero aún hay algunos temas que quiero tratar en el blog antes de dejar de hablar de él para enlazar la próxima semana con el Congreso de la FSA.

Uno de esos temas es el de las Agrupaciones Virtuales, asunto que se debatió en el Congreso y cuyo resultado no gustó en la blogosfera, ya que de ella surgió esta idea.

En el proceso de presentación de enmiendas a la Ponencia Marco del PSOE, se redactó lo que se daría a conocer como "Enmienda Facebook" (una buena idea de marketing)y que era tal cuál sigue: "Tener voz y voto en los Congresos, Comités y Conferencias del Partido a través de los delegados democráticamente elegidos entre los mismos, sin perjuicio de sus derechos como afiliados de Agrupaciones locales, cuando lo sean."

Nunca he estado de acuerdo con ella. Ni en el fondo ni en la forma.

Creo que era una contaminación de la estructura del PSOE a lo que es una realidad distinta. Es decir, lo idóneo sería que el movimiento progresista que encuentra su cauce de expresión a través de la red fuese cambiando la arquitectura orgánica del Partido abriendo cauces de comunicación y participación que afectasen al conjunto de la militancia. Para ello, los esfuerzos deberían dirigirse hacia las Agrupaciones Locales buscando propuestas específicas de mejora en su quehacer diario, potenciando la educación en las nuevas vías de comunicación social a través de la red, y alentando su uso.

Pero pidiendo tener derecho a voto en los órganos del Partido lo que ocurre es que, en vez de moldear con tacto desde nuestra posición la anatomía del PSOE, se cae en la dinámica orgánica, en la de los Congresos y Conferencias Políticas. Lo que se pedía con esa enmienda era ser absorbidos en un modelo de funcionamiento de Partido que, aunque esté vigente, es anticuado. Y en lugar de buscar el beneficio de toda la militancia, se buscaba el avance de los propios ciberprogresistas -algo legítimo-. Es decir, esa enmienda potenciaría a los usuarios de un medio, y no al medio en sí. Y no hace falta hacerlo, estoy seguro de que la mayoría de personas que participan activamente a través de internet en la política y la creación de opinión ya son reconocidas dentro del Partido, al igual que son reconocidas otras personas por su labor sindical o de trabajo en asociaciones de vecinos o movimientos sociales. El tener un blog, o moverse en tuenti, deben ser puntos a favor a la hora de que los partidos elijan a sus delegados/as, pero no debe constituir en sí un derecho que esté por encima del que tienen el resto de militantes.

Ésto dicho tiene que ver con el fondo. En cuanto a la forma, me parece que cualquiera que conozca la mecánica del Partido debería saber que ir a un Congreso Federal para pedir el voto en los máximos órganos para una figura -la del cibermilitante- que nadie tenía claro de qué iba es un acto kamikaze. "¿Éstos que no se saben ni qué son ya andan pidiendo votar?" era una pregunta que rondaba por la mente de muchas personas y, aunque sean prejuicios distantes a la realidad, lo cierto es que siendo un partido democrático habría primero que tantear el sentir de la militancia de base que, en muchos casos, es ajena a lo que se mueve por Facebook, Blogger o Wordpress.

Se ha intentado alcanzar la Luna subidos en un petardo. Construyamos primero el cohete. Trabajemos desde abajo, en las Agrupaciones Locales o Municipales, buscando la complicidad del Partido y de la militancia. Mejoremos el PSOE con nuestro trabajo antes de pensar en hacerlo con el voto que, por otra parte, quienes seamos del Partido, podemos conseguir mostrando el currírculo de ciberloquesea.

A pesar de todo, lo que sí he de admitir es que el haber lanzado esa enmienda como elemento de agitación del debate sí que fue una magnífica idea.

Aquí podéis ver una opinión que contiene otras opiniones de blogueros que piensan justo lo contrario a mí (me siento en peligro de extinción).

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Si hubiese nacido al otro lado de la ría del Ribadeo (sic), o a la vera del Nervión o del Turia, mi lengua materna sería oficial, podría usarla normalmente y tendría reconocidos todos mis derechos como hablante; pero vinieron a nacerme en esta hermosa tierra asturiana, cerquina del Sella, regida por unos políticos incultos en la lengua de su tierra, que la desprecian y se jactan de ello, y que castigan además a sus conciudadanos por hablar asturiano.
Todos son parabienes y montañas de euros para las lenguas reconocidas oficialmente, todo son derechos para sus hablantes, así disfrutan de canales de televisión, radio, prestigio y reconocimiento, puntos en las oposiciones, premios y laureles.
Para el asturiano, en cambio, todo son muros y mordazas, sus hablantes son discriminados de forma inmisericorde ante la general perplejidad. El papel mojado de su status jurídico se queda en el limbo del: «se promoverá y/o se protegerá», sutil forma de decir: ningún derecho. Cómo puede sostenerse en nuestra sociedad democrática esta injusticia y discriminación en pleno siglo XXI. Cómo puede ningún político asturiano sostener hoy esta postura sin ponerse colorado de vergüenza.
Algunos ejemplos paradigmáticos de discriminación para no aburrir, la excusa siempre es la misma, el asturiano no es lengua oficial: el ejemplo escandaloso de la Universidad de negar el derecho a estudiar el asturiano como otra filología más, o el dato de que todas las lenguas regionales se enseñen de forma normal y reglada dentro del horario lectivo, incluso como lengua vehicular y los profesores tienen reconocida su especialidad. En Asturias, en cambio, apenas dos horas semanales, por la puerta de atrás y tras superar los sufridos padres numerosos obstáculos, de todos conocidos. Y de la situación de precariedad del profesorado, mejor no hablar; los escritores en asturiano no pueden presentarse a múltiples concursos literarios de carácter estatal porque oficialmente no existen; en la Universidad asturiana no se permite leer una tesis doctoral por estar redactada en asturiano; la Administración autonómica niega un permiso a un funcionario para operarse del corazón, por presentar el escrito en lengua asturiana...
Prestaríame dici-yos a los nuesos políticos que la nuesa llingua pertenez a toos, que los sos falantes han tener los mesmos drechos que los falantes de valencianu o gallegu, que naide nun pue ser castigáu por usar l´asturianu de forma oral o escrita.
Una lengua no es más lengua en función del número de hablantes, y los hablantes de asturiano, tan españoles como los que más y que pagamos con nuestros impuestos la oficialidad y normalización del resto de lenguas regionales, nos sentimos muy orgullosos de tener esta lengua milenaria, un patrimonio de la cultura universal merecedor de la mayor dignidad que es de todos. Pero, por favor, no nos castiguen más por existir.

Diego Asenjo dijo...

Bastante poco tiene que ver con el tema del post... pero bueno.

Diré que leí este texto el otro día en Cartas al Director de La Nueva España y que me gustó.

minin dijo...

Yo toi ablucáu.agora el fiu l'andaluz, va prohibinos
dir en madreñes,y danzar el
xiringüelu,pa que baillemos sevillanas.
Como con Pachu,ye peligoso falar escribir y discurrir n'asturiano.
Va penalizanos si criamos Asturcones,
pa traenos caballos sevillanos.
Les fabes no son bones.ye meyor xintar gaspachu.El toro roxu y el casin escondierose en puertu,quier traenos el toru lidia pa facenos toreros. PERO NO VAMOS DEXALU..

minin dijo...

Tini ye asina, a la gaita y la tonada
va camudalos pol flamenco y la guitarra.La montera, ye llaceria,ye meyor ponese na tiesta sombreru Cordobes. y les muyeres van dir con bata de cola, en vez de saya y mandil
y el Sella nun ye el Sella llamalu Guadalquivir...La virxen de Cuadonga
de triana nun quier ser, y sigir falando n'asturianu en so tierra a poder ser....

Diego Asenjo dijo...

Por el maaaar correeeen las lieeeeebres, por el monte las sardinas tralaraaaaaá.

minin dijo...

COÑO!!!!

fabes , morcielles ,
Taragañu, vadril,
turrión , magüetu ,
Cerviguera, barruntu ,
foscu , estielles ;
Espatuxu , vidayes ,
fuin , focetu ,
Guírriu , fégado ,
cuayu ó cosadielles