lunes, 4 de septiembre de 2006

EL MUNDO desvaría.


Ésta es la portada de EL MUNDO del pasado domingo. Este diario publicará durante los próximos días la entrevista que le han hecho a uno de los acusados, José Emilio Suárez Trashorras, del 11-M y para el que el fiscal ha pedido más de 30.000 años de prisión por la venta de explosivos a los terroristas.

La verdad es que me parece terriblemente triste e indignante lo que este periódico lleva haciendo desde hace tiempo. Bajo la excusa de una "investigación periodística" se atreven con cualquier cosa, sacándose teorías de la chistera que al final no son capaces de demostrar. A no ser que piensen que una entrevista a Suárez Trashorras es un documento probatorio de confianza. Trashorras, que fue dado de baja en su trabajo por padecer una esquizofrenia paranoide y trastornos de personalidad, no tiene nada que perder con sus declaraciones. Ni siquiera ha tenido que perder el tiempo para que la teoría del golpe de Estado surgiera en su mente, simplemente con seguirle el juego a Pedro J. y Losantos ya era más que suficiente. Le han dado en bandeja de plata una excusa a la que aferrarse, una rocambolesca idea que si es capaz de sembrar dudas sobre su culpabilidad ¿cómo no va a utilizar?. Si por su causa miles de personas se vieron afectadas estará agradecido de que alguien haya buscado por él un elemento exculpatorio, aunque sea absurdo.

EL MUNDO empieza a parecerse a aquellas publicaciones que hace años, en forma de periódicos, y con mucho humor -aunque en este caso no hay ninguna gracia-, nos hablaban de naves espaciales, monstruos atacando granjas, fantasmas que atormentaban a inocentes transeúntes, etc. Pedro J. dentro de poco iniciará un viaje a EE.UU. para destapar la conspiración del OVNI estrellado en los 50 en Roswell; se dedicará a encontrar pruebas de que la llegada del hombre a la Luna fue un montaje; o se apuntará a la tétrica teoría de que ningún avión se estrelló en el Pentágono el 11.S. Ésa es la línea que empieza a tomar el diario.

Y menos mal que Trashorras asegura que el 14-M su voto era para el PP, porque el PSOE está muy bien sin votantes como él, y porque además si hubiera dicho que votaba a los socialistas no faltaría quien dijese que esa era la prueba irrefutable de que desde Ferraz se preparó todo.

De verdad, qué pena.

1 comentario:

Júcaro dijo...

Se comenta mucho la esquizofrenia del tal Trashorras. Pero las actitudes esquizoides están más en quien recientemente montó un numerito para reclamar para sí mismo libertad de expresión siendo director de periódico y habitual contertuliano de TVE y de la emisora de los obispos.

Saludos